En alerta

Seguridad vial – Prevención - Salud

imagen nota

El informe sobre el estado mundial de la seguridad vial lanzado por la OMS en diciembre de 2018, destaca que alrededor de 1,3 millones de personas mueren en las carreteras del mundo y entre 20 y 50 millones resultan heridas cada año. Los accidentes de tránsito son una de las principales causas de muerte en todos los grupos de edad y la principal causa de muerte en niños y adultos jóvenes de 5 a 29 años.

El informe sugiere que el precio pagado por la movilidad es demasiado alto, especialmente porque existen medidas probadas. Se necesita una acción drástica para implementar estas medidas para cumplir con cualquier objetivo global futuro que pueda establecerse y salvar vidas.

Se pueden salvar millones de vidas y evitar lesiones con las leyes de seguridad vial bien aplicadas en relación con el exceso de velocidad, la bebida y la conducción, y el uso de cinturones de seguridad, asientos de seguridad para niños y cascos para motocicletas. El diseño de carreteras, la mejora de los estándares de los vehículos y una mejor atención de emergencia también salvan muchas vidas.

»Los peatones, ciclistas y conductores de vehículos de 2 y 3 ruedas motorizados y sus pasajeros son conocidos colectivamente como "usuarios vulnerables de la carretera" y representan la mitad de todas las muertes por accidentes de tráfico en todo el mundo. Una mayor proporción de usuarios viales vulnerables muere en países de bajos ingresos que en países de altos ingresos.

»A medida que aumenta la velocidad promedio, también lo hace el riesgo de sufrir un accidente de tránsito y la gravedad de las consecuencias en caso de que ocurra un choque. Por cada aumento del 1% en la velocidad media, hay un aumento del 4% en el riesgo de un accidente fatal. Un peatón atropellado por un automóvil a 65 km / h se enfrenta a más de 4 veces el riesgo de muerte que si el automóvil circulara a 50 km /h.

»Beber y conducir aumenta el riesgo de un choque dramático cuando el conductor tiene una concentración de alcohol en sangre (BAC) de más de 0.05 g / dl. La OMS recomienda un límite de BAC de ≤0.05 g / dl para la población general de conductores y ≤ 0.02 g / dl para los conductores jóvenes y novatos. Solo 45 países tienen leyes nacionales de manejo de bebidas alcohólicas que cumplen con las mejores prácticas.

»El uso de un casco de buena calidad puede reducir el riesgo de muerte en un 42% y las lesiones graves en aproximadamente el 70%. Solo 44 países, que representan el 17% de la población mundial, tienen leyes de casco de motocicleta que cumplen con las mejores prácticas: esto significa asegurarse de que la ley se aplique tanto a los conductores como a los pasajeros, a todas las carreteras y tipos de motores, requiere que el casco se ajuste y cumpla con una norma específica.

»El uso del cinturón de seguridad reduce el riesgo de lesiones y muertes entre los ocupantes del asiento delantero en un 45-50% y los ocupantes de los asientos traseros en un 25-75%. 105 países, que representan el 71% de la población mundial, tienen leyes sobre el cinturón de seguridad que cubren a los ocupantes de los asientos delanteros y traseros, de acuerdo con las mejores prácticas.

»El uso del teléfono mientras se conduce (ya sea de mano o sin manos) aumenta 4 veces el riesgo de un choque, mientras que los mensajes de texto aumentan el riesgo alrededor de 23 veces. Los tiempos de reacción del conductor son un 50% más lentos al usar un teléfono que sin ellos.

»El hecho de colocar a los niños en asientos de seguridad para niños reduce el riesgo de muerte en al menos un 60%, especialmente en niños menores de 4 años. Para los niños de 8 a 12 años, los asientos elevados pueden reducir el riesgo de lesiones en un 19% en comparación con el uso del cinturón de seguridad solo. Las leyes de mejores prácticas restringen a los niños sentados en el asiento delantero y requieren restricciones adecuadas para la edad / altura / peso.

»Se pueden salvar vidas con atención oportuna en el lugar, transporte rápido al hospital para atención de emergencia y cirugía, y acceso temprano a servicios de rehabilitación. Los espectadores pueden ayudar a salvar vidas activando el sistema de atención de emergencia y realizando acciones simples de primera respuesta hasta que llegue la ayuda profesional.

»La seguridad de los vehículos desempeña un papel fundamental tanto para evitar choques como para reducir la posibilidad de lesiones graves en caso de choque. El Foro Mundial de las Naciones Unidas para la Armonización de las Regulaciones de Vehículos recomienda 7 estándares de seguridad de vehículos, incluido el control electrónico de estabilidad, la protección frente a impactos laterales y laterales y la protección frontal de peatones. Sólo 40 países, principalmente los de ingresos altos, han adoptado las 7 u 8 regulaciones.

»Las carreteras deben estar diseñadas para la seguridad de todos los usuarios. Esto significa garantizar instalaciones adecuadas para peatones, ciclistas y motociclistas. Las medidas tales como senderos, carriles para bicicletas, puntos de cruce seguros y medidas para calmar el tráfico son fundamentales para reducir el riesgo de lesiones entre estos usuarios de la carretera.

Fuente OMS

El riesgo de morir en un accidente de tránsito es más de 3 veces mayor en los países de bajos ingresos que en los países de altos ingresos.

Las 10 principales amenazas a la salud en 2019

El mundo se enfrenta a múltiples retos en salud, que van desde brotes de enfermedades prevenibles por vacunación como el sarampión y la difteria, el aumento de los reportes de patógenos resistentes a los medicamentos, el incremento de las tasas de obesidad y de sedentarismo hasta los efectos en la salud de la contaminación ambiental y el cambio climático y las múltiples crisis humanitarias.

Para hacer frente a estas y otras amenazas, en 2019 comienza del nuevo plan estratégico quinquenal de la Organización Mundial de la Salud: el 13º Programa General de Trabajo. Este plan se enfoca en un objetivo de tres mil millones de dólares: asegurar que 1.000 millones más de personas se beneficien del acceso a la cobertura de salud universal, que 1.000 millones más de personas estén protegidas de emergencias de salud y que 1.000 millones más disfruten de mejor salud y bienestar. Alcanzar este objetivo requerirá abordar las amenazas a la salud desde una variedad de ángulos.

Aquí hay 10 de los desafíos prioritarios en materia de salud que demandarán atención de la OMS y de sus socios en salud en 2019.

»Contaminación del aire y cambio climático
Nueve de cada diez personas respiran aire contaminado todos los días. En 2019, la OMS considera que la contaminación del aire es el mayor riesgo ambiental para la salud. Los contaminantes microscópicos en el aire pueden penetrar los sistemas respiratorios y circulatorios, dañando los pulmones, el corazón y el cerebro, matando a 7 millones de personas en forma prematura cada año por enfermedades como el cáncer, los accidentes cerebrovasculares, las enfermedades cardíacas y pulmonares. Alrededor del 90% de estas muertes se producen en países de ingresos bajos y medios, con altos volúmenes de emisiones de la industria, el transporte y la agricultura, pero también por artefactos hogareños y combustibles.

»Enfermedades no transmisibles
Las enfermedades no transmisibles, como la diabetes, el cáncer y las enfermedades cardíacas, son responsables de más del 70% de todas las muertes anuales en todo el mundo, es decir, de 41 millones de personas. Esto incluye a 15 millones de personas que mueren prematuramente, entre los 30 y 69 años.
Más del 85% de estas muertes prematuras se producen en países de ingresos bajos y medios. El aumento de estas enfermedades se debe a cinco factores de riesgo principales: el tabaquismo, la inactividad física, el consumo nocivo de alcohol, las dietas poco saludables y la contaminación del aire. Estos factores de riesgo también exacerban los problemas de salud mental, que pueden originarse desde una edad temprana. La mitad de todas las enfermedades mentales comienzan a los 14 años, pero la mayoría de los casos no se detectan ni se tratan. El suicidio es la segunda causa de muerte entre los 15 y los 19 años.

»Pandemia global de influenza
El mundo enfrentará otra pandemia de influenza, aunque no se sabe cuándo llegará y qué tan grave será, pronostica la OMS. Las defensas globales serán tan efectivas como el más débil de los eslabones en un sistema de preparación para emergencia y respuesta en cualquier país.

»Entornos frágiles y vulnerables
Más de 1.600 millones de personas (22% de la población mundial) viven en lugares donde las crisis prolongadas (a través de una combinación de desafíos como la sequía, el hambre, los conflictos y el desplazamiento de la población) y los servicios de salud débiles los dejan sin acceso a la atención básica.
Los entornos frágiles existen en casi todas las regiones del mundo, y aquí es donde la mitad de los objetivos clave en los objetivos de desarrollo sostenible, incluidas la salud infantil y materna, siguen sin cumplirse.

»Resistencia antimicrobiana
El desarrollo de antibióticos, antivirales y antimaláricos son algunos de los mayores éxitos de la medicina moderna. Pero el tiempo de estos medicamentos se está acabando. La resistencia a los antimicrobianos (la capacidad de las bacterias, parásitos, virus y hongos para resistir estos medicamentos) amenaza con devolvernos a épocas en que no podíamos tratar fácilmente infecciones como la neumonía, la tuberculosis, la gonorrea y la salmonelosis. La incapacidad para prevenir infecciones podría comprometer seriamente la cirugía y los procedimientos como la quimioterapia.

»Ébola y otros patógenos
En 2018, la República Democrática del Congo vivió dos brotes distintos de ébola, que se extendieron a ciudades de más de 1 millón de personas. Una de las provincias afectadas también se encuentra en una zona de conflicto activo.
Esto demuestra que el contexto en el que estalla una epidemia de un patógeno de alta amenaza como el ébola es crítico: lo que ocurrió en los brotes rurales en el pasado no siempre se aplica a áreas urbanas densamente pobladas o áreas afectadas por conflictos.

»Débil atención primaria de salud
La atención primaria de salud suele ser el primer punto de contacto que tienen las personas con su sistema de atención médica, y lo ideal es que se brinde una atención integral, asequible y apoyada en la comunidad durante toda la vida.
La atención primaria de salud puede satisfacer la mayoría de las necesidades de salud de una persona en el transcurso de su vida. Los sistemas de salud con una fuerte atención primaria son necesarios para lograr la cobertura universal. Sin embargo, muchos países no cuentan con instalaciones adecuadas para brindar el primer nivel de atención.

»Dudas sobre las vacunas
Las dudas sobre las vacunas (la renuencia o el rechazo) amenaza con revertir el progreso realizado en la lucha contra las enfermedades prevenibles por vacunación. La vacunación es una de las formas más rentables de evitar la enfermedad: actualmente previene de 2 a 3 millones de muertes por año y podrían evitarse otros 1,5 millones si se mejorara la cobertura mundial.
El sarampión, por ejemplo, registró un aumento del 30% en los casos a nivel mundial. Las razones de este aumento son complejas, y no todos se deben a las dudas sobre las vacunas. Sin embargo, algunos países que estaban cerca de eliminar la enfermedad han visto un resurgimiento.

»Dengue
El dengue, una enfermedad transmitida por mosquitos que causa síntomas similares a la gripe y puede ser letal y matar hasta el 20% de las personas con dengue grave, representa desde hace décadas una amenaza creciente.
Se estima que el 40% del mundo está en riesgo de contraer dengue y hay alrededor de 390 millones de infecciones al año. La estrategia de la OMS tiene como objetivo reducir las muertes en un 50% para 2020.

»HIV
El progreso logrado contra el VIH fue enorme en cuanto a incrementar el número de personas que se realizan las pruebas, proporcionándoles antirretrovirales (22 millones están en tratamiento) y tengan acceso a medidas preventivas, como una profilaxis previa a la exposición (PrEP, que es cuando las personas en riesgo de VIH tomar antirretrovirales para prevenir la infección).
Sin embargo, la epidemia continúa. Casi un millón de personas por año mueren de VIH/SIDA. Desde el comienzo de la epidemia, más de 70 millones de personas contrajeron la infección y alrededor de 35 millones de personas murieron. En la actualidad, alrededor de 37 millones viven con VIH en el mundo.

Fuente OMS

Seguridad Vial
Logo StandBack

Todos los derechos reservados. Una producción de GP Prensa y Comunicaciones.

Desarrollado por
Cocoa Group